Si alguna vez has sentido curiosidad sobre el control de legionella en Zaragoza, lo más seguro es que hayas oído hablar de esta bacteria y quieras saber más acerca de ella. Pues bien, en este post te contamos todo sobre el origen, las causas y sobre todo, el modo de contagio de la legionella.

La legionella es una bacteria que está presente en ambientes acuáticos. Puedes ser lagos o estanques pero también lugares de ocio como piscinas o jacuzzis. Esta bacteria puede causarnos una enfermedad que es conocida como legionelosis y que tiene síntomas parecidos a una neumonía.

A la hora de llevar a cabo el trabajo del control de legionella en Zaragoza, se suele detectar con frecuencia la forma en la que se puede contagiar esta bacteria. En primer lugar, la legionella pasa a morar en sistemas que abastecen a las ciudades por medio de la red de aguas. Puede introducirse con facilidad en los sistemas de agua sanitaria y quedarse en lugares como duchas, piscinas o aguas termales.

En cuanto al contagio, los estudios han indicado que, hasta el momento, no parece que se contagie de persona a persona, por lo que se tendrá que estar en contacto con la bacteria directamente. Lo que sí que se sabe es que algunas personas enferman y otras no. La verdad es que no suele manifestarse en personas sanas, sino más bien en pacientes con alguna patología o sometidos a algún tratamiento por otra enfermedad.

En Dys - Hy sabemos que la enfermedad, en la mayoría de casos, no suele ser demasiado grave. Sin embargo, si no se trata con antibióticos y permanece durante mucho tiempo sin hacerle caso, puede llegar a ser tan grave que puede producir la muerte. Por ello, lo mejor es tenerla vigilada y acudir a un profesional en cuanto se presenten los síntomas característicos.