Mientras que en el lenguaje cotidiano termitas y carcoma se suelen utilizar como sinónimos para referirse a los insectos que atacan la madera, los técnicos de las empresas de desinsectación de Zaragoza sabemos que se trata de insectos que pertenecen a dos familias muy diferentes. Por este motivo, los sistemas y productos que debemos emplear para eliminar una plaga de termitas, no deberán ser los mismos que los utilizados para acabar con la carcoma si queremos que nuestro trabajo sea eficaz.

La termita está lejanamente emparentada con las hormigas, de hecho tiene una estructura social muy similar a la de éstas: Tienen una reina que espera en su nido a que eclosionen los huevos mientras las obreras se encargan de llevar la comida (la madera que van taladrando) hacia el nido.

La carcoma, por su parte, carece totalmente de una estructura social compleja y pertenecen a la familia de los coleópteros, lo que las emparenta con los escarabajos. Es más, lo que solemos denominar como carcoma son larvas, pequeños gusanitos, carentes de patas. Mientras que las termitas sí tienen sus seis patas bien definidas.

Probablemente el signo más notorio por el que los especialistas de las empresas de desinsectación de Zaragoza podemos distinguir una especie de otra es el sonido. Las termitas son prácticamente silenciosas mientras que de la madera invadida por la carcoma suele salir un sonido muy  característico. Habitualmente las termitas tampoco hacen agujeros de salida mientras que la madera infestada de carcoma presenta múltiples orificios de pequeño tamaño.

Sea cual sea el tipo de insecto que está atacando tu casa, ponte en contacto de inmediato con Dys - Hy y ya nos ocuparemos nosotros de averiguar si son termitas o carcomas para eliminarlas definitivamente.